The Lovely Bones

Peter Jackson vuelve a colocarse tras la cámara en este inquietante film ambientado en los años setenta donde tenemos como protagonista a una chica adolescente, Susie Salmon. Desde el principio de la cinta hasta el final Susie será la narradora de la historia, nos contará desde el más allá (al igual que en American Beauty nos encontramos con un narrador muerto que es omnisciente) su propio asesinato y los sucesos relacionados con su familia y asesino. La película está cargada de imágenes y paisajes oníricos de gran belleza en los que Susi está atrapada, ya que todavía no ha realizado el viaje completo al cielo y su existencia permanece entre los dos mundos.

En esta obra Peter Jackson vuelve a sus inicios retomando protagonistas femeninas, tratando los temas más oscuros de la realidad, y a su vez añadiendo ese toque de fantasía que le hace tan característico. Todos estos elementos recuerdan su largometraje Criaturas Celestiales (1994) relato de un asesinato real protagonizado por Kate Winslet, donde sus dos protagonistas eran también unas jóvenes, las cuales intentaban escapar de la realidad inventándose un mundo fantástico. En The Lovely Bones realidad y fantasía están también mezcladas en una trama triste y siniestra que constantemente juega con los sentimientos del espectador.

Los mejores puntos de la película son sin duda, su puesta en escena y la idea original que hace posible el argumento. También cabe destacar la banda sonora elegida, compuesta por canciones del grupo Dream pop Cocteau Twins. Estas melodías atmosféricas encajan perfectamente con las escenas bucólicas visualizadas a lo largo del film, un gran acierto por parte del director.

De las actuaciones del elenco de personajes sin embargo, no puede decirse lo mismo. Las interpretaciones no son ni despreciables ni memorables, aunque contando con actores de la talla de Susan Sarandon y Michael Imperioli tal vez podría esperarse un resultado mejor. El ritmo de la película es otro pesar para el espectador, que acabará desesperándose al ver repetidamente los mismos paisajes mágicos del limbo sin que el tiempo parezca transcurrir.

Haciendo un análisis general de la película damos con un diagnóstico positivo. The Lovely Bones es una buena obra cinematográfica para los tiempos que corren en esta industria, no obstante, no pasa de ahí, y lejos está de considerarse cine de calidad.

Por Pedro Plasencia

Anuncios